Por Carolina Rosales (bailarina y artista)

Para ella es viernes a las 6 de la tarde en Rajastán, y con el intenso calor del desierto y el verano de India, estando embarazada y en medio de una estricta cuarentena en su país, se prepara con su mejor ropa, carga la batería de su celular y su parlante gracias al panel solar que tienen en el campamento gitano a las afueras del pueblo y se conecta a Zoom. Su nombre es Raki Kalbelia y hace más de quince años es bailarina profesional y maestra de la danza que ha hecho famosa a su tribu en el mundo: la danza Kalbelia.

Al otro lado del mundo, en Santiago de Chile, es viernes a las 8 am y yo ya estoy despierta y preparando todo para que esta clase se lleve a cabo: comunicarme con las estudiantes, conectarme como huésped de la reunión y asegurarme de que la conexión y el sonido de la maestra estén funcionando de forma óptima. Las estudiantes llegan puntuales a las 9 am en Valparaíso, a las 10 pm en Tokio, 3 pm en Barcelona, 6 am en California y de diferentes lugares y zonas horarias. La maestra las recibe emocionada y feliz, empieza la clase y todas nos ponemos a bailar siguiendo el ritmo y los hermosos movimientos que Raki amablemente nos enseña. Y así, durante una hora, mujeres y hombres de lugares muy distantes entre sí nos reunimos a bailar y a compartir en torno a la hermosa danza y cultura de esta fascinante tribu de gitanos, y por un momento dentro de esta extraña realidad que estamos viviendo, sentimos que viajamos a India.

Esta increíble experiencia puede llevarse a cabo gracias al proyecto “Kalbeliya World”, fundado por tres mujeres vinculadas a esta danza y esta comunidad durante años: Akansha Maheshwari y Christina Goméz de EE.UU y Ayla Joncheere de Bélgica. A su vez, otras diez mujeres de diferentes lugares del mundo, al igual que yo, son asistentes cada semana de la clase de una de las once maestras gitanas Kalbelia de Rajastán que participan de este proyecto.

“Kalbeliya World” nace en Abril, en respuesta a la pandemia que azota al mundo entero, y que afecta duramente a estas mujeres artistas, maestras y bailarinas profesionales que de un momento a otro, dentro de una estricta cuarentena que se ha extendido ya por cuatro meses en la India, se quedaron sin la posibilidad de bailar en escenarios, de vender sus artesanías y vestuarios, y de enseñar a las estudiantes que viajan de todo el mundo a aprender con ellas de su danza y su cultura. Esto no sólo la afecta a ellas, sino que repercute directamente en una comunidad formada por familias extensas que en las últimas décadas han generado su sustento gracias a estas mujeres y su danza.

En la web www.kalbeliyaworld.com desarrollada con aportes de diferentes patrocinadores, las estudiantes pueden inscribirse y pagar 10 dólares por cada clase, y/o realizar una donación en dinero que va en ayuda de las familias y campamentos en que cada maestra vive. De esta forma, dentro del contexto actual estas poderosas mujeres se enfrentan al desafío que ha implicado para ellas aprender todo este nuevo lenguaje tecnológico y virtual, y han continuado trabajando y llevando el alimento a sus familias.  Y a su vez, durante los tres meses que el proyecto lleva en funcionamiento más de 300 bailarinas y bailarines de todo el planeta que las admiran han cumplido el sueño de conocerlas y bailar con ellas, tejiendo así una hermosa y vasta red internacional de gente unida por el amor a la danza.

Total Page Visits: 196 - Today Page Visits: 1